Las patologías funcionales son síntomas y NO patologías.

Pirosis, dispepsia, estreñimiento, aerofagia, dolor abdominal, síndrome del intestino irritable son síntomas y muchas veces  CAJONES DE SATRE.

Lo ideal es buscar la raíz del problema, porque en muchos casos pueden ser síntomas de un desequilibrio en la microbiota, desajustes hormonales, cambios en el pH gástrico, hábitos inadecuados o estrés mantenido en el tiempo, entre otras muchas cosas.

El abordaje convencional suele ser «Tómate esta pastilla para esa molestia». Un antiflamatorio para ese dolor, un antiácido (Inhibidor de la bomba de protones) para ese ardor, un laxante para ese estreñimiento, un antiespásmótico para esos ruidos intestinales, un antidepresivo para esa depresión, un ansiolítico para esa ansiedad, esa anticonceptiva para tener reglas regulares, que no te duela o que te baje la menstruación etc.

Es increible que la sanidad que tenemos se base en tapar síntomas y no se busque la raíz del problema, alimentando el bucle de los síntomas ya que se arregla por un lado pero se desajusta por el otro.

En consulta trabajo de una forma  integrativa, se revisa el caso en particular, se establecen cambios en los hábitos, se revisan desajustes en la microbiota, se trabaja en mejorar la mucosa y que se produzca una correcta producción de enzimas digestivas. en caso de necesitarse suplementación se pauta o se busca ptra ayuda natural si el paciente lo desesa. 

En la gran mayoría de casos se puede REVERTIR con constancia y trabajo profundo. 

 

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies